10/02/2009

SOBRE LA DÉCIMA Y LA ESPINELA

Posted in Una clase de métrica tagged , a 1:32 por retratoliterario

Pocas estrofas dan tanto jugo en su estudio formal e histórico como la Décima. Todos hemos aprendido de carrerilla que fue un invento de un andaluz, Vicente Espinel, el mismo que le puso la quinta cuerda a la guitarra española, y que por ello lleva su nombre. Sin embargo, esto no hace más que arañar la superficie. Las estrofas de diez versos ya existían antes de las Diversas rimas de Espinel, en 1591, como combinaciones de estrofas de cuatro versos -redondillas- y de seis -sextinas-, uniones de dos quintillas -la Copla Real que veremos-, e incluso evoluciones previas y exactas a la que, posteriormente, bautizaría Lope de Vega en su El laurel de Apolo, con el nombre del andaluz.

Clásicamente, bajo espinela conocemos la décima que combina dos períodos de redondillas -por tanto octosílabos consonantes-, con pausa a partir del cuarto verso, y dos versos puente entre ambas -también octosílabos y consonantes- que ligan en pareado con el verso final de la primera redondilla y el verso inicial de la segunda: “abba ac cbbc”. Ahora bien, no es infrecuente encontrar décimas en las que los versos puente no formen pareado, siguiendo estructuras de rima cruzada como “ca” o “cb” o décimas de versos heptasílabos y rima irregular, como en Manuel Acuña. Además de ser incluída entre las estrofas del Siglo de Oro español, asunto de Lope, Góngora y Calderón -véase el monólogo de Segismundo en La vida es sueño-, la espinela cruzó el charco y se implantó en las américas, por ejemplo Cuba, Panamá, Puerto Rico, Ecuador, Venezuela, México o Argentina, en recitales de improvisación oral como la principal estrofa popular. En esta línea son conocidos los payadores argentinos y autores como Nicolás Guillén y Sor Juana Inés de la Cruz. Es llamativo también el uso de Espinelas por Cervantes en su Quijote, con versos de cabo roto -véase los Versos preliminares de la primera parte.

Ahora bien, no se debe caer en el reduccionismo que conlleva que toda décima es espinela. No es cierto. Existen, dentro del conjunto de estrofas de diez versos, la Décima irregular, la Copla Real, la Seguidilla chamberga o el Ovillejo cervantino.

La Décima irregular resulta algo confusa, pues refiere tanto a estrofas de, en realidad, 12 versos –guajira cubana-, como a estrofas de diez pero con sólo dos rimas siguiendo el esquema: “abba ababbb” o “ababb aabbb”.

La Copla Real, también llamada “falsa décima” o “quintilla doble”, octosilábica e igualmente de rima consonante, es predecesora de la Espinela con las tres rimas propias de las décimas, en general, del siguiente modo: “abaab cdccd”. Se trata de la estrofa fijada en el medioevo -s. XV- por Juan de Mena en su poema Coronación, dedicado al Marqués de Santillana. Sin embargo, frente a la Espinela, la Copla Real se origina a partir de quintillas en dos estrofas, así como suele realizar la pausa en el quinto verso, y no en el cuarto. Precisamente por formarse en quintillas, según las normas de esta última, existe variabilidad de combinaciones y carece de una estructura fija. Debe tenerse en cuenta que nunca ninguna de las dos estrofas que la conforman compartirán rima, sino que serán independientes. También aquí llama la atención Cervantes y el Quijote, por el uso de Coplas Reales con estrambote tetrasílabo y libre -en el cap. XXVI de la primera parte- las glosas en Copla Real -cap. VIII de la segunda parte- y la colección de Coplas Reales simples por todo el libro.

La Seguidilla Chamberga consiste en la adición de tres pareados, trisílabos los impares, y heptasílabos asonantados a una seguidilla normal, formando un estribillo, del siguiente modo: “7- 5a 7- 5a 3b 7b 3c 7c 3d 7d”.

El Ovillejo, de ilustrísimo origen cervantino en, por ejemplo, La ilustre fregona o en el cap. XXVII del Quijote, consiste en tres pareados octosílabos y trisílabos -en ocasiones podemos hablar de pie quebrado cuando son tetrasílabos-, y final en redondilla, cuyo último verso suele recoger los términos señalados de los versos cortos de los pareados. Existe cierta confusión al haber bautizado Quevedo con el mismo nombre a varias composiciones de su Urania, aunque son combinaciones de heptasílabos y endecasílabos pareados y consonantes. Otra variante del Ovillejo son las combinación de pentasílabos y endecasílabos que hizo Miguel de Unamuno.

Lope de Vega, en su Arte nuevo de hacer comedias, asignó un papel concreto a las décimas dentro del teatro como formas ideales para la expresión de quejas. Pensemos en el citado ¡Ay, mísero de mí, y ay, Infelice! de Calderón, como el largo monólogo de queja y lamento de Segismundo. Precisamente, durante el s. XVII se liga la décima a la Glosa con el fin de prolongar el tema poético. Sin embargo, la décima también se empleó para el epigrama satírico, al caso el conocido ejempo de Nicolás Fernández de Moratín y su Admirose un portugués. Por lo general, y sobre todo en la Espinela, se presenta el tema de la narración en los cuatro primeros versos o redondilla y lo sigue y profundiza en los seis siguientes sin añadir ningún motivo nuevo, rasgo que lo aproxima a la perfección estrófica del soneto y consagra la décima al panteón de estrofa clásica.

Para finalizar, como viene siendo costumbre, dejo un ejemplo personal de Espinela en glosa con inicio en redondilla presentando el tema, como mero ejemplo ilustrativo sin pretensiones.

Nadie llora cuando siente

En su corazón el peso

De la caricia y del beso

Suave del labio que miente.

.

No se llora si se tiene

Al amor por verdadero

que con cadena de acero

Nos esclaviza y retiene.

Es el amor que conviene

El que entra por ojos ciegos

El que no sabe de ruegos,

Llega en olas de pasiones

Cantando dulces canciones

Y abrasando con su fuego.

.

¡Ardiente! Pero, ¡Ay, luego!

Son primero las punzadas

Pequeñas, finas, clavadas,

Sin que se rompa el apego.

Después se prolonga el juego

Entre el sí, y el no, y el puede;

No se sabe qué sucede

Ni porqué queman las llamas

Y hacen del amor los dramas

Que impiden que el beso quede.

.

Quizá el corazón herede

Algunos recuerdos bellos

Que en la memoria, destellos

Sean de un amor que cede.

Será fugaz luz que enrede

Entre la sangre impaciente,

Que al corazón desoriente

Para que no logre ver

Cómo llegará a doler

El suave labio que miente.

Héctor Martínez

Anuncios

10 comentarios »

  1. Muy importante análisis histórico-literario sobre la décima, esclarecedor. El cultivo de la décima ha adquirido especial significación en los pueblos americanos, cada uno de ellos con su propio matiz, constituyendo una expresión de identidad.

  2. Canta a su musa, brillante
    Versos, frases candorosas,
    con palabras melodiosas
    rítmicamente danzante.
    Con su soneto elegante
    entre rosas y jazmines
    y con ritmo de violines
    musa visita al poeta,
    Zora Silvera es faceta
    que llenará los confines.

    Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano
    Guatemala, C.A.

  3. OVILLEJO HERNANDIANO.
    30 de octubre 1910, Orihuela (Alicante)
    28 de marzo1942 (31 años) Alicante, España


    ¿De dónde, los poetas hablan de él?
    Don Miguel

    ¿Quién dice pertenece a los “Grandez”?
    Hernández

    ¿Quién tiene honor y grandeza del llande?
    El grande

    Jamás el recio soldado se ablande
    pero tu inocencia quedó arrugada
    tu deseo de justicia, quemada
    ¡Don Miguel Hernández! “Poeta Grande”

    Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano
    “Hombre de Maíz” Guatemala, C.A.

    Grández: Superiores. Consagrados.
    Llande: Bellota del Roble.

  4. Danny Zora Silvera said,

    De Colombia este escritor
    Viene a dejar su poesía
    Dejando paz y alegría
    En cada verso de amor.
    De pueblo soy el cantor
    Improviso lo que quiero
    Bonito es el sendero
    Que a este poeta recibe
    Aquí en la Costa Caribe
    Me llaman el Decimero.

  5. Ana Cueto said,

    Mis felicitaciones por este magnifico trabajo sobre la espinela. Y aqui va mi contribucion con dos decimas sobre Cuba, mi pais natal.

    A Cuba

    Por Dr. Antonio A. Acosta

    Tu oleaje rompe en mis venas
    como rompe un mar de espumas,
    cabalgando sobre brumas
    las angustias y mis penas.
    Aquellas tardes serenas
    en mi adorada nacion,
    no tienen consolacion
    en estas arenas frias,
    donde se pasan los dias
    buscando una solucion.

    Buscando una solucion
    para libertar a Cuba;
    donde el patriotismo suba
    en ritmo de corazon.
    Y elevar una oracion
    en las espigas de un verso,
    rompiendo el destino adverso
    en constelacion de estrellas;
    porque entre todas las bellas,
    Cuba es todo un universo.

    Perdonar que no puedo accesar las tildes por internet.

  6. Excelente trabajo para ir a las raices de los asuntos. Solo una pregunta por que se llama punto? he indagado por doquier y no conigo una referencia historiográfica del ¿Por qué? e llama Punto al género musical ¿Cuál fue su espectro ámbito y contexto? gracias por su valioso aporte

  7. de arte menor
    “LA VILLA DE AMATITLAN”

    I

    En nido de golondrinas
    vieron al Niño de Atocha,
    su sombra se platinocha
    meciendo a naves marinas,
    nido de damas divinas
    que enciende la inspiración
    por el poeta y canción;
    Nació allí la poesía,
    como de melancolía
    tierra de fascinación.

    Rafael Mérida Cruz-Lascano

    de arte menor:
    LA VILLA DE AMATITLÁN” II

    II

    Arrullando a los remeros
    con su serena cadencia
    cautiva a su descendencia
    bajan todos los viajeros:
    Vienen del cielo hechiceros
    garganta de ruiseñor,
    Nació “Ninfa jade-flor”
    Bajo la brisa de Amatle
    a la sombra del Tzapatle.
    En senderos bañador.

    Rafael Mérida Cruz-Lascano

  8. juancho said,

    Amelía te votaste con ese poema en décimas, yo soy profesor de música de Nueva Esparta y como es costumbres en el estado se efectúan los cantos tradicionales en la zona educativa y estoy en la escuela buscando por la red que estoy haciendo décimas precisamente para el canto tradicional punto cruzao (o) punto y llanto y punto navegante y me encontré con esta maravilla y al autor mis felicitaciones que buen trabajo. Dios los Bendiga.

  9. Reinodgranada said,

    Me ha emocionado su lectura, impresionado su profundidad, embrujado la fuerza de las palabras y sobre todo he notado enredarse en mi corazón la melancolía del ritmo y la musica del poema. Enhorabuena

  10. amelia said,

    Te dejo, como en el caso del soneto, un poema (compuesto por dos décimas espinelas) que nos acerca el otoño vestido de noviembre:

    NOVIEMBRE, EN ORO Y SANGRE

    Noviembre, en pardo y rojo,

    teñido en luz traicionera,

    trae oro en la cabellera

    y trae sangre en el arrojo.

    Así se muestra a mis ojos,

    mendigo de mi mirada,

    sabiendo que es tan sesgada

    la bonanza que pregona

    que en sus colores entona

    el calor que me persuada.

    De otoño, ya están cubiertos

    los páramos del estío,

    de tempestad, el bravío

    mar que llora desconciertos.

    Juega el ocre en los desiertos

    parajes del alma mía

    y el azul, -¡cruel felonía!-,

    se borró de mi horizonte

    esperando, en gris, que afronte

    la oscuridad de mis días.

    Un saludo, Amelia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: