13/04/2009

SE NOS MUEREN (Blanca Varela, Nené Losada, Corín Tello, Carlos Semprún)

Posted in Unas noticias y otros tagged , , , a 18:37 por retratoliterario

Se nos van muriendo algunos nombres poéticos y literarios, y algunos no vemos dónde está el reemplazo. Siempre habrá alguien que escriba, pensamos, y lo harán de modo diferente al que conocemos o estamos acostumbrados, que quizás jamás entendamos y sólo la gente del mañana sea capaz de valorarlo. Esto nos introduce el miedo a que se pierdan autores que ya jamás nos darán nuevos frutos, y nos encontremos varados en la nada literaria. Siempre ha existido cierta continuidad entre las letras del ayer y las del mañana, mientras el presente se debate enterrando a unos y esperando a los otros, tratando, la juventud, de romper la dura cáscara del huevo.

Entre marzo y abril se nos han muerto gentes de todos los géneros: dos poetas -o poetisas como se prefiera-, una novelista y un dramaturgo.

Blanca Varela

Blanca Varela

 Blanca Varela, el animal que no se resignaba a morir,  fallecía en marzo de este año, en su tierra natal. Hija del surrealismo y apadrinada por Octavio Paz, es ejemplo del maravilloso equilibrio dialógico entre poesía y prosa, juntas pero no revueltas. Si bien se destaca tantas veces la crueldad, la desesperanza, el sobresalto y el desagarro en sus poemas, en Blanca Varela, el lector encontraba también multitud de puertas entreabiertas y ventanas a las que asomarse, por las que algún hilo de luz podía llegar, quizás algo de tiempo para no resignarse:

cuando nada quede de ti y de mí
habrá agua y sol
y un día que abra las puertas más secretas
más oscuras más tristes
y ventanas vivas como grandes ojos
despiertos sobre la dicha
y no habrá sido en vano que tú y yo
sólo hayamos pensado lo que otros hacen
porque alguien tiene que pensar la vida

Nené Losada

Nené Losada

También Asturias vive el luto al fallecer, más recientemente -ayer 11 de abril- otra poeta, Nené Losada, hija predilecta de Luarca. En su obra, entre asturiano y castellano, se respiran versos que, últimamente, se echan de menos en la poesía española: el sabor popular y el intimismo, la sencillez y verdad de todo el mundo cotidiano. Una poesía con seña de identidad personal, viva y transparente, que, curiosamente, también recurre a las puertas y las ventanas como en ese Cerrojos que traigo aquí como homenaje: 

Te haces sendero en el alma
y en tu senda están abiertas
de par en par las ventanas
y sin cerrojo la puerta.
En el sendero una luz
para el alma, siempre alerta
cual vigía que no duerme
por temor a la tormenta,
mas… sin cerrar las ventanas
ni echar cerrojo a la puerta.

Corín Tellado

Corín Tellado

 El luto en las letras asturianas es doble, al morir, el mismo día que Nené Losada, la novelista Corín Tellado. Cercana a la realidad inmediata y circundante, es la estrella española de la llamada novela rosa, o romántica –de sentimientos, como ella las defininía, excepto las eróticas que firmara como Ada Miller. Su rasgo femenino -que no feminista- y la sencillez que opone a las intrincadas tendencias y vanidades literarias, son su sello. Admiradora de Balzac, hay quien la compara en lo prolífico de su obra, y de gran éxito de ventas, por cierto, record en 1994. Y se adaptó a las nuevas corrientes tecnológicas al publicar sus dos partes de Milagro en el camino en la red, recuperando la novela por entregas para El comercio. Citaré, en homenaje, un pequeño párrafo descriptivo -sin dolerme prendas de reconocer que he leído alguna de las obras de María del Socorro, como a otros ocurre-, de aquella Mi mujer eres tú, donde aparece una mujer nada convencional a la época:

Ya dijimos que Andrea era una chica normal, y no andaba a la caza de un marido. No veía en cada hombre que conocía un posible esposo. Tan actual era, que ni siquiera consideraba un ligue aquel conocimiento con Alan. Un amigo que podía hacerse entrañable. E incluso de seguir tratándole, podía convertirse en su amor. Pero, lejos de eso, nada, ninguna cosa.

Carlos Semprún

Carlos Semprún

Carlos Semprún Maura nos dejaba el pasado mes de marzo. Exiliado, junto a su familia, en Francia, dejó allí también su mayor talento literario del teatro. Como con tantos otros, su obra ha pasado desapercibida para su país natal -hace poco hablábamos de Arrabal-, donde apenas le conocimos más que por sus devaneos y contubernios político-ideológios en esa disputa, tan en boga hoy por ser la generación que es, entre las izquierdas buenas, las izquierdas malas, los comunistas “rebotados” y todo tipo de trapos sucios entre unos y otros -más aún entre hermanos como los Semprún Maura. Sin embargo, algo que se nos pasa a los españoles es su fama como dramaturgo -tanto para las tablas como para las ondas- con obras que traducimos como El hombre acostado (L’homme couché) o, su preferida, El azul del aguardiente (Le blue de l’eau-de-vie o también conocida como Brandy Blues), junto a otros textos como L’an prochain a Madrid (El próximo año a Madrid), Les barricades solitaires (Las barricadas solitarias) o Le jour ou j’ai ete tue (El día que murió).

Se nos mueren por el fugit irreparabile tempus, por la maravillosa enfermedad humana que es el envejecer, la que cierra toda una vida, en los cuatro casos, dedicada a las letras y las palabras, a los versos y los personajes, en diferentes lenguas (asturiano, francés y español), o desde diferentes puntos del planeta (Francia, España y Perú). Mientras, los del mañana que estamos aquí, los homenajeamos con un recuerdo y unas líneas.

Héctor Martínez

Anuncios

3 comentarios »

  1. Maricarmen said,

    Olvidé colocar el sitio. María del Carmen

  2. Maricarmen said,

    Sentidas perdidas, por supuesto. Pensaba al leer este homenaje, qué poco se valora a grandes poetas, Luarca, mi Luarca, cuenta con una gran escritora, excelente persona, cultísima, radicada en Madrid, me pregunto: Sres. la FUNDACIÓN PRINCIPE DE ASTURIAS, y otras distinguidas Instituciones, no leen? o solo se premia al amigo de turno.
    Es una inquietud, aún contamos con excelencia, qué lástima enorme, no valorar en vida.
    Fraternales abrazos, desde Argentina, María del Carmen

  3. Elora (de Lda) said,

    ¡Hola Héctor!

    Un precioso homenaje el tuyo a todos estos autores recientemente. Cada uno en su estilo, suponen una gran pérdida para la cultura española. Siempre es triste que muera un escritor para mí, siempre se nota el vacío, independientemente de que sea de mi gusto o no.
    Personalmente, he de confesar, no sin cierta vergüenza por mi parte, que no he leído nada completo de ninguno de ellos. Fragmentos de algunos sí, pero nada más.
    La que más recuerdos me trae es doña Corín, de aquellas novelas de bolsillo en edición barata que leían mis tías en los años 80, je,je…Sin embargo, y esto es curioso, puesto que me gusta la temática romántica, yo nunca he leído ninguna obra suya.
    Me ha gustado volver a pasarme por aquí, como siempre, aprendo algo, y extraigo interesantes conclusiones.
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: