06/12/2011

“La mentira zurda. Cuentos de Joseph Landowski”, de Antonio Guerrero

Posted in Prosa tagged , , , a 21:53 por retratoliterario

null

La relación que tuvo Joseph Landowski con su editor supuso un acontecimiento trascendental para ambos. El manuscrito que le dejó sobre la mesa estaba impregnado de los seres extraños que habían pasado por su vida. Todos vivían en una realidad reinventada. La vida como autorrelato creado para el prójimo era la práctica inconsciente de quienes habitaban en los cuentos. Y en todos ellos se repetía la misma palabra: zurdo/a ¿Por qué? Al final de la lectura, el editor tuvo que forjar en su mente una teoría sobre el autor: tal vez aquel hombre le estaba engañando y lo citó.

Podría haber sido yo un editor de Madrid ante quien, un buen día, se presentó un escritor con un manuscrito y el adjetivo “zurdo” constantemente en los labios y, más aún, en la mirada. Es probable que dijera llamarse Joseph Landowsi. Entonces, habría tenido extrañas sensaciones de repulsa e inquietud, interrogantes acerca de ese hombre que, probablemente, me solicitaría un veredicto sobre su obra. Diría que conocía a escritores renombrados –quizás Cortázar, quizás Borges- y contaría una vida de vicisitudes bohemias y literarias, que incluirían tertulias y París. Yo escucharía incrédulo el relato de sus andanzas, como si supiera que me mienten y aún así quisiera seguir oyendo las palabras zurdas de su boca. Después apretaría su mano contra la mía y le emplazaría a un tiempo después, cuando hubiese leído el manuscrito, para poder darle una valoración.

El tiempo ha pasado. Un mes para ser exactos. He leído el libro titulado “La mentira zurda. Cuentos de Joseph Landowski” (Instituto de Estudios Almerienses –IEA-, 2011) que aquel escritor dejó en mis manos. Su nombre es Antonio Guerrero, y no Joseph Landowski. No es de París, sino de Huelva, residente en Almería. Pero tampoco yo soy editor. Y, sin embargo, podría haber sido de tal manera. Nada habría cambiado. Es lo que sucede cuando un libro nace con la conciencia de ser libro, suficiente como para resultar perpendicular con la realidad y coincidir en un punto de corte según se aleja en su ficción.

Coge la pluma, el bolígrafo o el teclado del ordenador, y busca tus cuartillas cuanto antes, deja que te guíen los dedos. Exprime una historia increíble para salvarme. No me importa que me conviertas en un personaje imaginario. Incluso, llegado el caso, puedes fascinar posibles escenarios en otros tiempos. (…) comienza a trabajar ya. No tengas miedo de lo que piensen algunos cuando digan que te engañas a ti mismo y que todo lo que sucede en tu triste vida es el fruto de tu imaginación

Así hizo Antonio Guerrero, convirtiendo en personajes y argumentos, en verdad de la imaginación, la automentira cotidiana de la realidad. Hace de sí mismo otro escritor, Landowski, y le entrega sus cuentos en el mundo paralelo donde aguarda un editor. Un editor que nos habla en primera persona, y cada palabra la hace suya y no de Antonio Guerrero. Círculo vicioso de narradores que confluyen en el autor, se confunden y disgregan. Landowski ni siquiera es quien dice ser, sino otro ser zurdo que se vuelve personaje, albañil, por ejemplo en el relato “Ardor” y que escribe ficciones sobre “Lenon” –cabría preguntarse quién narra estos episodios, ¿Landowski o Guerrero?-, y al final otro más, de otra carne y otro hueso distintos. Antonio Guerrero se va difuminando en las voces y las páginas, en los nombres y los relatos, en Landowski; y éste último hace lo propio, hasta que llegamos al narrador ausente. ¡Qué más da quién narre! Lo crucial es la historia zurda, ambigua, mentirosa. Los personajes mismos nos sumergen en el vórtice metaliterario y dentro del relato en que son protagonistas, y precisamente lo son porque inventan a su vez otro relato, como el preso que reconstruye por entretenimiento la noticia:

Solo podía, entonces, imaginar lo sucedido para satisfacerme de alguna manera, aunque supiera que iba a ser el fruto de mi imaginación

Pasamos del narrador ausente al narrador múltiple y al cuento dentro del cuento, en una laberíntica espiral narrativa que multiplica las historias.

¿Qué significa el adjetivo “zurda/o” del título?

De alguna manera, el deseo de mostrar como los seres humanos nos engañábamos a nosotros mismos a causa de nuestra insatisfacción, se ejemplificaba en este término ambiguo

…piensa el editor tras leer el manuscrito.

Todas las vidas que había narrado, incluida la propia, estaban llenas de rabia, dolor, y falsedad. De manera imprevista escondían verdades torcidas, arriesgadas y desfiguradas.

Siempre lo diestro ha significado talento –ser diestro, tener destreza-, control –más derecho que una vela-, lo correcto –right dicen los ingleses- y libertad –derechos humanos, human rights-; lo izquierdo, lo zurdo ha sido lo siniestro, la incertidumbre, la nebulosa dentro de un mundo hecho para diestros. Al zurdo le parece que el mundo está del revés, y al diestro le parece que ser zurdo no es normal. “La mentira zurda” casi parece un pleonasmo que busca una nueva vuelta de tuerca, pues no se trata del engaño a los demás mostrándonos al contrario de cómo somos, sino de llegar a engañarnos a nosotros mismos con la máscara que presentamos a la galería. Todo está dado la vuelta, nada es lo que parece, todo engaña y en todo nos dejamos engañar hasta creérnoslo por autocomplacencia.

Héctor Martínez Sanz

MÁS INFORMACIÓN 

La mentira zurda
 
Antonio Guerrero Ruíz
 
Instituto de Estudios Almerienses
Anuncios

1 comentario »

  1. […] “La mentira zurda. Cuentos de Joseph Landowski”, de Antonio … Esta entrada fue publicada en Teclados Ordenador y etiquetada antonio, antonio-guerrero, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: