20/11/2014

Canal en IVOOX con la poesía de Héctor Martínez Sanz

Posted in Poesía tagged , , , , , at 21:25 por retratoliterario

A partir de este mes, puedes escuchar las composiciones poéticas

de

Héctor Martínez Sanz

en

Canal de Podcast Héctor M. S.

IVOOX audioKiosco

IVOOXLOGO

Podcast de Héctor M. S.Podcast de Héctor M. S.

Suscripción al podcast

22/04/2014

“ANTOLOGÍA POÉTICA” (MUNDI BOOK, 2014), de Héctor Martinez en Librería Lé y La Noche de los Libros

Posted in Unas noticias y otros tagged , , , , , , , , , , at 12:36 por retratoliterario

 

 

Libreria Lé - Editorial Mundi Book - Héctor Martínes Sanz - web

LIBRERIA LÉ

El día 23 celebramos el Día del Libro y la Noche de los Libros. Estaremos abiertos hasta las 22 horas y habrá un 10% de descuento en la compra de libros. Además, os hemos preparado estas actividades:

18 horas- CUENTACUENTOS INFANTIL. Cuentos contados con Kamishibai (teatro de papel).

19.30 horas- PRESENTACIÓN. La editorial Niram Art y Mundi Book Ediciones nos acompañarán para presentarnos tres de sus últimas publicaciones. Como véis, hay para todos los gustos:

9, de Fabianni Belemuski – Relatos de ciencia ficción.
Antología poética, de Héctor Martínez Sanz – Poesía.
Los hijos de pauta, de Diego Vadillo López – Ensayo.

Y a partir de las 19 horas, regaremos la tarde con vino: Luna Lunera, un excelente tempranillo de las bodegas Biosca, que además tiene un nombre muy acorde con la Noche de los Libros.¡Os esperamos!

logo

Logo2MundiBook

07/03/2014

PANE-GÍRICO (A Leopoldo María Panero)

Posted in Poesía tagged , , at 17:06 por retratoliterario

PANE-GÍRICO

A Leopoldo M. Panero

Huyendo de la muerte encontré el ciervo
de la locura
L. M. Panero

 

Otra voz se marcha con el verso futuro

silenciado, aún y ya siempre por escribir;

con el verso pasado resonante, eco mudo

parado, aún y ya siempre por maldecir.

Maldito que se lleva al maldito

que expulsó la vida de sus venas;

con amargos tragos del destino

¡cien veces maldito seas!,

cien y una por dejar que la heroína

fracasada de hazañas, en ti relumbrara

emperifollada, en traje de tu carne y en bisutería

de unos ojos que al mirar ya no miraban.

Dejas de ser nuevo para ser eterno,

la aguja fuera del reloj, y el reloj fuera de tu brazo

tan lentamente ido del tiempo

tan tranquilamente destruido, sin prisa, despacio.

Ya no bebes, ya no fumas, ya no…

muerto de pánico, paneroico de la propia cordura

enterrada en el cadáver que ¡destruyéndose! nos prestas,

ya no… guardada en la caja, entre papel de burbujas

por la fragilidad del juguete que dentro, muy dentro, alberga,

ya no… la locura, aquella,

…la tuya…

contigo, solo, será para el mundo una herencia

gravada a impuestos por ser única.

Bien lo saben psiquiatra

…celador…

…y enfermera…

Bien lo sienten ellos, palabra

…renglón…

…y poema…

H.M.S, marzo 2014

10/10/2013

IDENTIDAD Y FICCIóN EN FABIANNI BELEMUSKI EN “HABITANTE FICTICIO” (NIRAM ART, 2013)

Posted in Prosa tagged , , , , , at 20:32 por retratoliterario

PortadaHabitanteFicticioEn Habitante ficticio (Niram Art, 2013) ocurre que, como poetizara Walt Whitman en el conocido verso de Hojas de hierba, «en nuestros dedos no descansan unas hojas, sino que tiembla un hombre». Yo diría que no sólo un hombre, sino el Hombre.

De todas las caras que ofrecemos al mundo ¿Cuál es la real? Puede ser que todas ellas o puede ser que ninguna. En Habitante ficticio nos encontramos ante el dilema de la identidad, que en los tiempos que vivimos ha venido a convertirse en uno de los mayores problemas para el pensamiento. Las máscaras, la farsa que hacemos de nuestro ser terminan por convertirnos en meros entes de ficción, ilusiones incluso para nosotros mismos. Hasta tal punto es así que podemos llegar al extremo de no saber quiénes somos e ignorar cuál es nuestro lugar si alguna vez tuvimos uno. «Todos estamos perdidos en el mundo», sentencia la novela, casi al final del primer capítulo.

La delirante situación que Fabianni Belemuski nos traslada puede recordarnos a aquel Segismundo en su torre, con su “toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”; es decir, el tema del gran teatro del mundo, radicalizado en nuestra época. Precisamente, el protagonista de la novela, un desconocido incluso para sí mismo, despierta en mitad de un vacío tan angustioso que, como animal de presa, se ve en la necesidad de huir mientras trata de reconstruir su propia historia. Se trata de un protagonista anónimo, carente de nombre.

Nos faltan seguridad, certidumbres, sembrándose a nuestro alrededor desconfianzas de todo tipo. Singularmente me recordaba a aquella película de Cristopher Nolan titulada Memento, sobre todo en la forma inconexa de ir relacionando personajes y hechos, lo que contribuye a reforzar y transmitir la amnesia e inquietud del protagonista, y en la llamada del título al tópico latino memento mori, recuerda que has de morir, no como una amenza, sino como la única seguridad que se tiene. Precisamente hace un guiño a la cinta en las primeras páginas,  dando el motto de la novela: “¿Qué harías tú si fueras el personaje de una película, por ejemplo de Amnesia?” (nombre con el que, por cierto, también se conoce el film referido).

No menciono el séptimo arte porque sí. Sin desvelar nada de la trama al lector, puedo afirmar que lo cinematográfico actúa en Habitante ficticio con el doble valor de técnica narrativa y alegoría.

El autor Fabianni Belemuski, autor de "Habitante Ficticio" (Niram Art, 2013)

El autor Fabianni Belemuski, autor de “Habitante Ficticio” (Niram Art, 2013)

Leyendo la novela nos sentimos por momentos igual que ante el visionado en un cine. Exteriorizaciones objetivas de las acciones contrapeadas con el monólogo interior como técnica literaria. Y, justamente, la ficción fílmica es la metáfora que Fabianni aprovecha (como antiguamente se hizo con el teatro), para representar las vicisitudes del protagonista.

Entre los personajes, especialmente me quedaría con la descripción que Fabianni Belemuski realiza de Johana, el personaje femenino: “No supo decirme que ella era una mujer para mí.  No es una mujer con la que se pueda comunicar mostrando las cartas. Hace falta tacto, elegancia, sabiduría y destreza (…) Es orgullosa y ambiciosa, mujer firme y de confianza. Siempre regateando sus sentimientos, no se entrega con facilidad, ella quiere ser merecida sin ser un premio”. Es una mujer que se tiene en valor a sí misma, que antes de vencerse prefiere doblegar el mundo, exigente con cuanto la rodea, fuerte. Una mujer contemporánea, verosímil, escapando de la “mujer fatal” y de la “mojigata”, de la mujer como complemento de la masculinidad o de la mujer varonil como personajes tipo en la literatura.

Fabianni Belemuski opta por construir una feminidad independiente, compleja, con personalidad y sentido propios.

A través de determinados guiños, como se ha referenciado en varias críticas, es reconocible la influencia de Franz Kafka en una combinación de El Proceso y El Castillo, reactualizando los motivos argumentales de aquél, y siguiendo la línea de autores que recogieron el legado kafkiano (me refiero a Camus, Sartre, Borges…). E igual que sucede con Kafka y su obra, Habitante ficticio se convierte en nuestras manos en una novela que admite una multiplicidad de interpretaciones, desde las más metafísicas, vitalistas y existenciales, pasando por la búsqueda religiosa, la lectura psicológica y, como no podía ser de otro modo, la perspectiva social.

En definitiva estamos ante una novela, como empecé diciendo, de marcada originalidad, única en su género, y ante un escritor que, indudablemente, pisa fuerte en las letras contemporáneas.

Por todo lo dicho, no quiero terminar sin recomendarles a todos ustedes encarecidamente la lectura de Habitante ficticio, en cuyas líneas quizás se encuentren consigo mismos.

Midsoul Wölf

“El laberinto de piedra”, de Alfredo Gómez Cerdá

Posted in Prosa tagged , , , , , at 19:48 por retratoliterario

el-laberinto-de-piedraLa capacidad de enfrascamiento que tiene un libro podría ser uno de los mejores indicadores de la pericia de su autor. Si llegado el momento en que suena el teléfono, llega uno a su parada de tren o se oye un estruendo inesperado en el edificio, la reacción consiste en alzar la cabeza sobresaltado y sintiendo algo parecido a un susto por haber salido por completo de su realidad, misión cumplida. Sin embargo, también creo que esta capacidad de concentración se adquiere con los años y, durante la infancia y juventud se pasa por una etapa de búsqueda de esos temas absorbentes, que serán los preferidos de cada uno, al menos por algún tiempo. Es por esto que guardo como oro en paño los libros que consiguieron sacarme de la realidad y llevarme de viaje a otros lugares, otras realidades o incluso otros mundos, durante la infancia y la adolescencia.

alfredo_gomez_cerdaViajar, sería el término perfecto para referirse a El laberinto de piedra, de Alfredo Gómez Cerdá. Quien no haya estado aún en Soria, debería leer este libro antes de ir. Despertará la curiosidad de los niños por cada uno de sus rincones, pero también hará lo mismo con el interés de sus padres. Así, a través de esta historia, fue como mi mente adquirió un vivo interés por conocer dichas tierras. Interés que se vería acrecentado unos años más tarde al leer las Leyendas de Bécquer. Hoy, me sorprende descubrir en su prólogo que el propio autor también sintió fascinación por estas tierras a raíz de sus lecturas – Bécquer y Machado, por supuesto- y, tras viajar con su mente hasta ellas de mano de los maestros, lo hizo después también no sólo con el alma, sino también con el cuerpo. La intención de este libro es despertar esa misma curiosidad en un público más joven, proporcionando una ruta por todos los maravillosos rincones de esta tierra y utilizando como hilo conductor su magia.

Pues es posiblemente la magia uno de los conceptos que más nos atrae cuando somos niños. Y en esta novela estará siempre presente, a veces fusionada con la realidad y, como no podía ser de otro modo, con la aventura y con la búsqueda de tesoros. En esta historia de introducción emocionante, nudo absorbente y desenlace didáctico y sorprendente, Alfredo Gómez Cerdá ha reunido no sólo los elementos que mejor funcionan para atraer a los más jóvenes, sino también aquéllos que nos harán recordar su lectura por mucho que pase el tiempo.

Covadonga González-Pola Jaquete

16/09/2013

EL AMANTE INCONMENSURABLE

Posted in Ensayo tagged , , , , at 20:33 por retratoliterario

Los hombres creen escapar de la soledad amontonándose
G. A. Appignanesi

Portada-G.A.AppignanesiDesde que el hombre es hombre, percibe cómo cuanto le rodea se le escapa de las manos de continuo, se escurre como el agua por entre sus dedos y tan sólo le quedan unas pocas gotas que en poco secarán. Puede tocar el mundo, puede convivirlo, pero no puede aprehenderlo y quedárselo para sí en todo su esplendor, puede disfrutarlo pero no llevárselo a casa sin matarlo, puede sentirlo pero no atraparlo. Y lo que siente en ese proceso que llamamos vida cuando al mundo mira es inseguridad, miedo y amenaza, porque él no lo controla, no lo domina, se le desborda en su inconmensurabilidad. Desde el fuego y la rueda, el hombre no ha hecho sino tratar de imponerse a una naturaleza de la que forma parte y de la que, a fin de cuentas, depende. Al principio, divinizando esas fuerzas incomprensibles a las que dotó de voluntad para hacerlas más accesibles al chantaje de algún sacrificio, alguna dádiva, alguna oración y alguna zalamería mística. Después, elevándose a sí mismo desde sus facultades racionales como ariete para romper el velo de malla de lo inconmensurable. Al final, ante la resistencia pasiva del universo, bastó trasladar piedra a piedra un mundo entero al reino de la abstracción, donde la inmutabilidad del concepto, el reduccionismo de la definición, garantizaba un reino de seguridad totalmente gobernable por el ser humano. El precio, muy alto, fue perder el contacto con cada cosa, con cada ser, vivir como ausentes, en una huida sin destino, vivir perdidos entre mixtificaciones de nuestro propio miedo y ciegos completamente al espectáculo de la vida. Hemos dejado de mirar, o lo que es lo mismo, hemos dejado de vivir, y nos hemos arruinado al trocar lo inconmensurable por una artificiosa virtualidad que admite nuestra cinta métrica racional. Mal negocio que tomamos, sin embargo, como ganga, sin darnos cuenta que compramos humo.

El “reduccionismo” y lo “inconmensurable” son las dos facciones en liza en el ensayo Sobre la condición de amante y la libertad. Una mirada al mirar del doctor Gustavo A. Appignanesi, un ejercicio por advertir al «burdo albañil de sombras robadas a lo inasible» de su tan inútil como miope labor de reducir lo irreductible, de medir lo que carece de medida, para construirse una torpe choza que le libere de la intemperie del mundo, un castillo de naipes que se viene abajo con cada soplo de aire. No se entienda mal, pues la cuestión no es renegar de nuestras facultades intelectivas y racionales (viniendo de un profesor y renombrado galardonado en Física-química, sería, cuando menos sospechoso), sino que «el reduccionismo es operativamente necesario, el problema es su extrapolación». Es decir, el problema consiste en entregarle el bastón de mando y someternos a sus dictados, creer (estúpidamente) que cuánto más conozco vía reducción menos ignoro, siendo más verdad para todo anhelante de saber su contraria: cuánto más conozco más se amplían los horizontes de mi ignorancia. Sería por completo imposible la ciencia si ocurriese que lo ignorado es menor que lo conocido, dicho sea de paso, pues es la ignorancia, no una enfermedad, sino el impulso inicial de toda curiosidad por el mundo, lo que los griegos llamaron “admiración” (thaumadzein) como origen de la actitud filosófica (amor al saber). La admiración como un “mirar hacia…” aquello que nos maravilla, nos sorprende, y en su acontecer ante nosotros refleja nuestra ignorancia, nos hace dudar, y provoca la pregunta, nos lleva a desearlo, amarlo. No hay “admiración” en el recinto de la reducción, en esa pobre «traducción de lo inconmensurable», sino en el original inefable. Es por ello que, como para los antiguos, para Appignanesi se hace necesaria «una mirada pletórica de humildad, de libertad, de sensibilidad. En fin, se torna ineludible el convertirse en amante» y así abandonar «la soberbia de objetivar al mundo esclavizándolo en insípidas reducciones». En otras palabras, dejar de comprimir el mundo en tablas taxonómicas inventadas y revitalizar la actitud del “descubrimiento” o desnudamiento del mundo. Cuidadoso con esta actitud primigenia, Appignanesi nos previene que no se trata de una filosofía como resultado, sino de su inmediato paso anterior, esto es, «en vivir en verdadero contacto con el mundo en libertad». Siempre será más auténtico besar que recordar el beso.

Sin embargo, más que de la fuente socrático-platónica o de la aristotélica, podemos rastrear las premisas de Appignanesi en el vitalismo, el existencialismo y la fenomenología, tan fecundos como fueron durante el s. XX, con las pretensión de “fidelidad a la tierra”, de recuperar “la experiencia de la mirada” y de “volver a las cosas mismas” (Nietzsche, Sartre y Husserl, respectivamente), pues es éste y no la Grecia clásica, el contexto de su discurso, y más aún, el enfrentamiento del fenómeno globalizador cuyo resultado está siendo opuesto a sus supuestas promesas utópicas: «Lamentablemente, la globalización, tal como se entiende hoy día, se manifiesta en realidad como una tendencia a uniformar, a masificar groseramente (a universalizar las miserias y no las virtudes del hombre) y su secuela no puede ser otra que la instauración universal del reduccionismo». Es el planteamiento de una reacción contra una sociedad tan tecnificada que nos ha acostumbrado a actuar como las propias máquinas que fabricamos, a llamar vida simplemente al conjunto de operaciones pre-programadas fundamentadas en el código del reduccionismo del que bebemos y nos alimentamos, por el que damos la espalda al mundo y vivificamos su simulacro prefabricado. En este sentido son fundamentales las tres columnas que propone el autor: humildad, libertad y sensibilidad.

La humildad nace de forma necesaria de nuestro reconocimiento de la ignorancia, de nuestro maravillarnos ante el mundo. La libertad es intrínseca a la inconmensurabilidad de ese mundo que nos maravilla en toda su ilimitada amplitud. La sensibilidad es el contacto del mirar (o admirar) esa maravilla en su propia inconmensurabilidad. Y no son tres fases de un proceso, sino una conjugación simultánea de lo que podríamos considerar auténtica e íntima experiencia del mundo, lo que Appignanesi resume en el amor y en nuestra condición radical de amantes, pues «el amante habita lo amado» tal y como nosotros habitamos el mundo. Un amor que no objetiva, que no impone, pero que tampoco subjetiva, sino que transciende la división y funde lo amante y lo amado en uno solo. Un amor, un mirar, por lo inconmensurable del mundo que saca a relucir nuestra propia inconmensurabilidad.

Lo que Appignanesi exige desde las páginas de Sobre la condición de amante y la libertad. Una mirada al mirar es la nueva relación con el mundo que nos revela como amantes. Como empezamos diciendo, el mundo cabe ser disfrutado, pero no atrapado, o en palabras del autor «Uno no comprende la inconmensurabilidad. La sospecha, la intuye, la siente», contacta con ella, y así establece una perspectiva de aprendizaje, descubrimiento, donde el “cómo” prevalece sobre el “qué”, donde cobra relieve el dinamismo de los modos de la relación sobre el estatismo de la objetivación.

Esta forma de descubrimiento, el desplegarse y la apertura, implican de inmediato una nueva pedagogía: «Puesto que todo contacto con el mundo, todo hecho humano, es por naturaleza un hecho educativo. Cada instante de nuestra vida constituye una aventura educativa (…) De allí la importancia fundamental de la educación». El ensayo torna aquí hacia el punto originario de la educación, el quid que puede propiciar en nuestra sociedad el cambio evolutivo que favorezca una actitud abierta e incondicional frente al cerramiento categorial del reduccionismo, frente al dogmatismo direccionado, una educación «que ayude a desarrollar el fundamental arte de ver (…) que los inmunice contra la indiferencia y la apatía (…) que los ayude a aprender a vivir en el aprendizaje, en el contacto, en la atención, comunicados con el mundo». Y comprendo muy bien esta declaración de Appignanesi, cuando te quedas sin respuesta ante el estudiante que pregunta qué tiene que ver lo que le enseñas con el mundo, o cuando te ves forzado como profesor a corregir una y otra vez el dogma de un libro de texto porque está absolutamente dislocado respecto de lo que ante nuestros ojos se manifiesta a diario. Más de una vez he tenido la sensación de que el aula se volvía una isla aparte, desvinculada, del mundo que, sin embargo, deja entrever por sus ventanas. Nuestro autor rechaza absolutamente toda educación que se complazca en el manejo de las meras representaciones, siempre incompletas, y olvida el algo representado, y el todo que se conforma y del que arrancó todo, y más aún, que olvide el contacto mismo con aquello. En este sentido, propone el autor la experiencia estética como alegoría del hecho educativo, cómo las categorías artísticas no pueden dar razón de la provocación de la obra de arte a nuestra sensibilidad, cómo el acercamiento al arte depende en gran medida de nuestra actitud y disposición, pertrechados de grandes palabras o, “prescindiendo” de ellas y de todo prejuicio y condicionamiento (Appignanesi parece introducir la “prescindencia” con similar valor a la “epojé” husserliana), simplemente abiertos a la experiencia estética (y, añado, desde Nietzsche, no olvidar la fuerza que hizo surgir la metáfora, ni el hecho metafórico y la imperiosa necesidad de renovar la metáfora luchando contra su anquilosamiento).

Acaso sea por lo último que el ensayo acaba decantándose hacia lo literario (ya en su ejecución tiene cierta función poética y sus fuerzas expresiva y persuasiva), dos cuentos de su puño y letra cuya construcción descansa sobre la actitud descrita en las páginas reflexivas previas, y sobre el valor mismo de la metáfora borgiana como maneras descriptivas de aproximación a esa inconmensurabilidad que nos absorbe incluso cuando no queremos.

Héctor Martínez

17/07/2013

EDICIONES MUNDI BOOK Y LA CULTURA ACTIVA

Posted in Unas noticias y otros tagged , , , , , , , , , , , , , , , , at 22:24 por retratoliterario

Logo2MundiBook

Logotipo Ediciones Mundi Book

A lo largo de los últimos años he podido conocer una gran cantidad de proyectos por la cultura activa volcados en sacar a la luz un arte y una literatura desoída, enterrada, invisible dentro de un mundo de multinacionales de la comunicación. Se oye decir en entrevistas y debates lo que se ha convertido en muletilla y tópico, la crisis del arte, la crisis de la poesía, la crisis de la literatura… Y muchos nos empeñamos en negarla una y otra vez, a golpe de exposición, de publicación de libros, de recital, de cuenta cuentos, de representación teatral, de conciertos, que nos vamos cruzando por cada esquina de la ciudad. Este blog mismo vio la luz y ha crecido dando a conocer muchas de esas obras tan excelentes como desatendidas que circulan por el mundo, incluso de autores clásicos. ¿Crisis? Más bien ignorancia, falta de interés, ceguera.

Una iniciativa editorial española, de la que vengo a hablar como ejemplo, sacaría los colores a varios grandes grupos mediáticos por el carácter emprendedor, la amplitud de miras y el abanico de propuestas que saca adelante al cabo del año. Me refiero a Ediciones Mundi Book, cuya concomitancia con los objetivos de este blog le hace ganarse un hueco entre sus post.

Para empezar, Ediciones Mundi Book, desde su nacimiento no se ha conformado sólo con el territorio nacional, sino que pronto ha pegado el salto al charco y ha entrado con fuerza en Hispanoamerica. A la nómina de novelas como Baúl de serpientes de Fernando Podadera Cobo, El Gen. Las ruinas de Magerit de Covadonga González-Pola o la colección de relatos Delicias amargas de Carmen Cuarzo, hay que añadir obras como La herencia del frío, salida del precoz talento de Andrea Fischer o Puentes inconexos de Anchía Vindas, entre otros. Su vocación pareciera ser abarcar la literatura en lengua española sin límites geográficos o ideológicos, tal y como la cultura tampoco los tiene o los derriba si los encuentra. El afán cosmopolita e internacional de Ediciones Mundi Book denota ya un empuje muy difícil de encontrar a día de hoy.

Invitación Universidad Autónoma de Centro América

Invitación Universidad Autónoma de Centro América para Lanzamiento “Puentes Inconexos” de Alexander Anchía Vindas

Es de destacar el notable e innovador trabajo que las portadas de sus libros exhiben. No son, desde luego, las habituales que vemos en las librerías. Se reconocen de lejos, en sus tonalidades crema, azul, degradados o la explosión de colores tipo neón, haciendo de cada libro una experiencia única, variopinta y diferente, a la vez que bien adecuadas al contenido del texto. Sobresalientes diseños del equipo gráfico sobre obras de artistas e ilustradores con los que cuenta Mundi Book para sacar sus ediciones.

Por otro lado, la atmósfera que crean alrededor de sus libros sigue los patrones de otro concepto muy distinto al tradicional. Las presentaciones no sólo acercan el libro hasta el público lector, sino que aproximan al autor con el que la gente puede departir sin cortapisas, durante y después del evento. Es algo que he visto gusta tanto a los escritores como a los lectores, contar con ese contacto directo en encuentros tan cercanos, de carne y hueso, intercambios sin barreras que facilitan la inmediatez de las relaciones culturales y las colaboraciones. Ediciones Mundi Book ha entendido bien que entre el público asistente siempre hay un vivo bullir de creadores y promotores cuyo papel es vital para los actos que realizan, pues se fomenta la cooperación cultural, siguiendo aquel consejo «aprende a sumar y multiplicar» en lugar de restar, limitar y dividir. Es lema de la propia editorial: «El trabajo de la Editorial con cada uno de sus libros no termina hasta presentarlos al público en actos y lanzamientos de las obras en las principales salas para promocionar los títulos de nuestros autores».

Para sorpresa del que escribe, resulta fascinante encontrar dentro de Ediciones Mundi Book el Círculo Literario Mundi Book, desde donde, casi cada fin de semana, se organizan talleres literarios totalmente gratuitos y de libre acceso, con escritores invitados, sean o no de la propia Editorial —es decir, que no es marketing—, tertulias, recitales y cuenta-cuentos abiertos a todos los participantes. Si no puedes acudir, como ha sido mi caso más de una vez… ¡se emiten a través de la Red! —sí, han leído bien, en directo—.

Momento de un acto del Círculo Literario Mundi Book

Momento de un taller del Círculo Literario Mundi Book

Seré viejo en estas cosas de la tecnología y la virtualidad, pero Mundi Book no parece serlo. Al contrario, aprovecha con acierto y profesionalidad recursos como éstos y los pone a disposición de quien quiera disfrutarlo. No sería tampoco la primera vez, ni la última por lo que he sabido, que un lanzamiento de libro de Ediciones Mundi Book haya contado con invitados por videoconferencia estrechando las márgenes de este mundo nuestro con el único objeto de difundir cultura, de traer las voces de doctores y profesores de Universidades extranjeras hasta nosotros, tendiendo puentes entre continentes que la naturaleza mantiene separados. Sin ir más lejos, la reciente presentación de la obra del escritor Anchía Vindas, titulada paradójica pero muy a propósito Puentes Inconexos, contó con la presencia virtual de doctores, profesores y académicos de la Universidad Autónoma de Centro América y de público pues se emitió en abierto también para el Auditorio de esta Universidad. Puedo asegurarles que fue un lanzamiento de libro de gran magnitud y muy diferente a la charla aburrida que uno se encuentra por doquier.

Éste es otro aspecto que me llamó mucho la atención de Ediciones Mundi Book, y es que han tendido una fluida relación con Instituciones académicas como la mencionada Universidad Autónoma de Centro América, así como con la Universidad Complutense o la Universidad de Salamanca y la Comunidad de Madrid, con el objeto de desarrollar eventos culturales abiertos. Precisamente, Ediciones Mundi Book fue invitado doblemente en la edición de 2013 de la Noche de los Libros, con sendos espacios en Madrid para la presentación de sus novedades editoriales en catálogo.

Cartel Noche de Los Libros 2013

Cartel Noche de Los Libros 2013

«Mundi Book es más que un sello editorial. Creemos en la cultura activa, y por esta razón Mundi Book es también un espacio cultura que cuenta con círculos literarios y talleres, organización de lecturas públicas, conferencias y tertulias, además de apoyar y colaborar en proyectos literarios y artísticos con otras instituciones públicas y privadas», así se presentan, resumiendo mis líneas. Yo cuento mi experiencia directa tras conocerlos. Son los libros, sí, pero como he podido comprobar, hay mucho más entre bambalinas. Es indudable que hay un enorme trabajo detrás de Mundi Book, una ilusión desbordante y también un gran entusiasmo para los tiempos que corren; y ése creo yo, es el mayor valor de iniciativas como la de Ediciones Mundi Book, un espíritu del que debemos aprender para nuestros propios proyectos.

Presentación Ediciones Mundi Book en Universidad de Salamanca

Presentación Ediciones Mundi Book en Universidad de Salamanca

16/07/2013

Mundi Book: Relatos de Terror V: Roca de mi sangre, por Miguel Arcaz

Posted in Prosa tagged , , , , at 11:30 por retratoliterario

Originalmente publicado en circulomundibook:

Miguel Ángel Arcaz

Antes de nada quisiera presentarme, sólo para aquellos que aún no me conozcan. Mi
nombre es Marcel Dupont, y ahora miradme bien. Fijaos en la oscura sombra bajo mis ojos que
denota el cansancio acumulado por dos meses sin poder visitar el reino de Morfeo.
Lo sé, muchos diréis que existen pastillas que te cierran los ojos de un plumazo, o me
recomendaréis otros remedios caseros de igual eficacia, y os agradezco humildemente vuestra
preocupación, pero debéis saber que mi insomnio es puramente voluntario.
Lo veo en vuestras caras. Os estáis preguntando por qué me niego a conciliar el sueño,
si se trata de alguna estúpida apuesta o es que simplemente soy un loco. Sí, podéis llamarme
loco si queréis, no seréis los primeros, y puede que tras relataros mi gran problema no dudéis
un solo segundo en llamar al hospital para enfermos mentales más cercano. Os…

Ver original 921 palabras más

Mundi Book:Relatos de Terror IV: Sombras, de Daniel García Domínguez

Posted in Prosa tagged , , , , at 11:14 por retratoliterario

Originalmente publicado en circulomundibook:

¿Cuánto tiempo puede llegar a pasar hasta poder luchar contra algo que temes?No sabría decirlo…Aquella noche de un domingo cualquiera, decidí simplemente, no hacer nada.

 

Encendí el televisor, escogí  “IT” un gran clásico de mi videoteca, prendí un cigarrillo y me serví un estupendo Jack Daniel’s mientras empezaba la película.La semana había sido muy larga y apenas había dormido la noche anterior, así que no sé exactamente en qué momento acabé cayendo en un profundo sueño.

 

De repente desperté de un sobresalto. Mi corazón latía a mil por hora mientras una sensación de desasosiego invadía cada rincón de mi cuerpo.Un escalofrío recorrió de abajo hacia arriba mi espina dorsal. ¿Conocéis esa sensación en la nuca? El bello, cada pelo erizándose mientras los nervios van in crescendo, la desesperación en aumento. Sabes que algo no va bien, sabes que alguien o algo te está observando, acechando.

 

Vuelves…

Ver original 670 palabras más

Relatos de Terror III: Nada, de Carmen Flores.

Posted in Prosa tagged , , , , at 11:14 por retratoliterario

Originalmente publicado en circulomundibook:

Carmen Flores lee su relato "Nada".

Empecé a notar el olor en Mayo, en esos días en que la primavera se pone graciosa y sube el termómetro hasta los 30ºC, pero no le dí mucha importancia. Tampoco mis compañeras parecían notarlo y bueno, no sé, igual soy un poco paranoica con el tema de los malos olores, tengo que reconocerlo.

De todas formas tampoco es tan extraño que un aseo viejo huela mal, ¿No?. El edificio tenía sus años, en una de las zonas más antiguas de la ciudad, y por mucho que el local comercial que ocupaba su parte baja diera el aspecto de una tienda super moderna, las que trabajábamos allí sabíamos que mucho mobiliario de diseño y muchos leds ultra modernos en la tienda y tal, pero el almacén no se habían molestado nada en acondicionarlo. Las paredes estaban desconchadas y  apenas sujetaban las estanterías metálicas. El techo se caía de goteras viejas…

Ver original 1.050 palabras más

Página siguiente

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.